Crónica del Congreso Nacional Antifraude
20 febrero, 2018
Estafa inversión
¿Qué son y cómo evitar las estafas de inversión?
13 marzo, 2018

La lucha contra el fraude del sector de Telecomunicaciones

Fraude telcos

Este sector es uno de los más expuestos al fraude. Los más comunes son el fraude de solicitud y el fraude de identidad. Pero también existen otras clases de estafas que indirectamente perjudican su imagen como el timo de la llamada perdida o las estafas de SMS Premium.

En anteriores posts analizamos el riesgo de fraude que sufren las empresas pertenecientes al sector financiero o al de automoción. En esta ocasión nos centraremos en otro sector que debido a la modalidad de servicio que ofrece está también muy expuesto a sufrir algún tipo de fraude. El sector de las Telecomunicaciones es uno de los que más sufren el efecto negativo de estos tipos de actos delictivos. La facilidad con la que se pueden contratar sus servicios vía telefónica o por internet es aprovechado por los estafadores.

La modalidad de fraude más común que pueden experimentar las empresas de este sector es el fraude de solicitud, donde la persona estafadora falsea y altera su información para solicitar el alta de varias líneas, paquetes de datos, televisión de pago o la compra de teléfonos de alta gama a plazos. Por lo general, suele ir unido a una usurpación de identidad, por lo que no solo se altera la información, sino que directamente el defraudador utiliza la identidad de una tercera persona para obtener estos productos o servicios sin intención de pagar cuota alguna.

Y, ¿cómo obtienen los datos de otras personas para usurpar su identidad? Muchos de ellos se consiguen a través de estrategias como el phishing, técnica en la que generalmente a través de un email se pretende engañar al destinatario para que facilite información confidencial, generalmente detalles sobre sus tarjetas de crédito, información bancaria, contraseñas o datos personales. También pueden utilizar para lograr este objetivo ventanas emergentes, páginas web y llamadas telefónicas falsas (vishing) o la inyección de un malware en el dispositivo que espíen nuestros movimientos mientras navegamos para recopilar todos esos datos.

También se da el caso de que algunos de estos delincuentes lleguen incluso a pasarse por empresas para así poder dar de alta muchas líneas y la compra de varios terminales sin que resulte sospechoso.

Combatir estos fraudes es posible gracias a plataformas predictivas que crean alertas ante un intento de fraude. Al introducir los datos proporcionados por la persona solicitante, se comparan con otras solicitudes previas, y en caso de estar relacionado con algún fraude, el sistema avisa a la empresa del riesgo.

Terminaremos comentando algunos otros tipos de estafas que, aunque no afecten de manera directa a las empresas del sector de Telecomunicaciones sí lo hacen de manera indirecta por afectar a su imagen.

  • El timo de la llamada perdida: Se da cuando encontramos una llamada perdida con un prefijo internacional. Devolver la llamada para averiguar de quién se trata puede inflar nuestra factura, ya que se trata de teléfonos con tarificación adicional y tratan de retener al usuario a la espera mediante locuciones automáticas para que no colguemos.
  • La estafa de los SMS Premium consiste en la suscripción involuntaria por parte del usuario a un servicio de contenidos a través de mensajes de texto.
Área Privada